taller
El guía va a ser el puente de unión entre el niño y el material,
por lo que es fundamental una actitud de interés y humildad, mediante la cual no se mire a sí mismo, sino observe continuamente al niño, actitud que implica el reconocimiento de la naturaleza más profunda de este.
hoja
  • Es pues la personalidad humana lo que hay que considerar y no un método de educación, es la defensa del niño, el reconocimiento científico de su naturaleza, la proclamación social de sus derechos, lo que debe suplantar a los modos fragmentarios de concebir la educación.
  • La ley natural existente en cada ser viviente se observa también en el niño, que nos muestra necesidades y características distintas en cada etapa de crecimiento.
  • En relación directa con las mismas, Montessori reúne a los niños en grupos de 3 diferentes edades. Llamamos Taller I al nivel que abarca de los 6 a los 9 años, y Taller II de los 9 a los 12 años. Con el transcurrir del tiempo, observamos que el niño de Casa de los Niños ya es demasiado grande, las mesas y las sillas ahora quedan chicas.
  • El orden adquirido al perecer se está perdiendo junto con uno que otro diente.
  • Ahora busca un compañero con quien trabajar y necesita fronteras más amplias para sus experiencias sociales.
  • En Taller observamos al niño que ya es un miembro individual del grupo en que vive, empezará a participar en la vida social que está fuera de su unidad familiar, una sociedad más amplia que es ya una combinación de familias.
  • Se compara con sus compañeros, no para competir, sino para tener un conocimiento mayor de sí mismo y sobre sus fuerzas y habilidades.