casa
frase

Nuestra primera impresión al entrar a la Casa de los Niños es la de entrar en un tipo de mundo diferente, donde todo es adecuado al tamaño de los niños y apa- rentemente la civilización adulta ha desaparecido.

Un mundo pequeño y vivo donde aproximadamente 25 niños entre 3 y 6 años vienen y van, trayendo y llevando distintos objetos en forma individual o en pequeños grupos.

Se observa una sociedad en pequeño, donde cada integrante ha podido elegir un trabajo de acuerdo a sus intereses y necesidades dentro de ciertos límites: Nuestra libertad crece junto con la de los otros. Los niños quieren lo que hacen, no hacen lo que quieren y una vez que deciden que han terminado la actividad que antes eligieron, guardan todo en su lugar y en el estado en el que lo encontraron, de esta manera están aprendiendo verdaderamente a vivir en sociedad, a compartir y a respetar.

Este ambiente constituye un todo que se forma a base de la vida del niño. Su característica es el orden presente en él. La Casa de los Niños constituye un medio que ofrece la oportunidad natural para realizar actividades de la vida diaria. El niño de 3 a 6 años se encuentra en un periodo apto para tales ejercicios y al realizarlos completa su orientación en el ambiente, mejora el control de su cuerpo, aprende a adaptarse y ser independiente, a cultivar el contacto con los demás y se prepara para posteriores adquisiciones.

En un ambiente Montessori, cada niño aprende haciendo las cosas por sí mismo.
La Casa de los Niños cuenta con 4 áreas de trabajo:

vida

Vida práctica

sensorial

Sensorial

lenguaje

Lenguaje

matematicas

Matemáticas